Videojuego desarrollado en Valdivia genera boom de descargas en App Store

El juego se lanzó el 1 de agosto de 2017 y con 7.300 descargas en 8 días, se convirtió en el más popular de iTunes dentro de su categoría.

Pigeon Wings, la historia de una paloma que vuela sobre un avión rojo y lucha contra drones ha sido capaz de recaudar más de $9 millones de ganancias en menos de siete días y se convirtió en el juego de la semana en un review publicado por el mayor sitio de juegos para móvil, “Touch Arcade”. 

Muchísimo vértigo, rapidez, diversión y una propuesta estética sumamente interesante y prolija, hacen de este juego uno de los favoritos actualmente en App Store. Descargarlo para iPhone o iPad cuesta alrededor de 1.300 pesos chilenos, ofreciendo opciones de diversión ilimitadas.

El juego se lanzó el 1 de agosto de 2017 y  con 7.300 descargas en 8 días, se convirtió en el más popular de iTunes dentro de su categoría.

VALDIVIANO

Dos años demoró en ver la luz este proyecto independiente, sin financiamiento externo y sólo en base a la autogestión. Su desarrollador, el arquitecto Ignacio Schiefelbein (Valdivia, Chile) explica que su socio y director creativo en este proyecto, Kris Hattori, (LA, California), al principio se mostró reticente a lanzarse en un proyecto que tuviera a un ave como protagonista, pero Schiefelbein fue tajante y no dio su brazo a torcer. La temática activó en seguida a los seguidores de este tipo de juegos y se convirtió rápidamente en el favorito de muchos avezados jugadores a nivel mundial, siendo reseñado en Inglaterra, Alemania e Italia en cuestión de días.

El juego está dentro de la categoría de “carreras”, donde el usuario asume el rol de la paloma llamada Pigeon (paloma en inglés), único ser capaz de detener al megaempresario aeronáutico Duke Dexter y defender así la ciudad de Megalópolis, en una misión de vida o muerte.

Con reminiscencias claras de Star Wars y otros clásicos del cine, esta carrera alocada, cargada de simbología pop, heroísmo y altas dosis de humor, atrapa al jugador de inmediato, sumiéndolo en un estado de vértigo constante. A esta veloz experiencia, lo acompaña el deleite de un sonido táctil muy bien logrado, que envuelve al jugador con cada explosión, logro o interacción durante las diferentes etapas. Pigeon Wings es un juego que “se siente” a través del sonido, si bien está rigurosamente trabajado desde lo visual, posee un acabado sonoro impecable, concebido y corregido con paciencia milimétrica.

El Tilt no ha muerto

El juego usa los sensores de movimiento típicos del smartphone como el giroscopio y el acelerómetro. Este es otro acierto implícito en el riesgo de haberse embarcado en este proyecto, ya que este sistema de interacción ha “saturado” el mercado, sin embargo Ignacio quiso apostar por este método, ofreciendo una apuesta de calidad, basada en el mejoramiento de la experiencia de usuario y lo logró con creces.

No es primera vez que Ignacio está en AppStore. Anteriormente logró hacerse conocido con “Number Run” un juego matemático que también destacaba por su gráfica y estética particular.

La industria en Chile

El diseño y desarrollo de videojuegos en Chile es una industria en franco ascenso, la cual el último año facturó US$12,3 millones y genera actualmente 350 empleos, no obstante y pese a las cifras, el gremio advierte que existe poco apoyo del sector privado. Hasta el año pasado estas empresas tenían más de 120 juegos en desarrollo.

Endless Lake fue reconocido como el mejor Instant Game de Facebook en 2016. Es un tipo de juego que se puede usar dentro de esta red social y fue desarrollado por los chilenos de Bekho Team. Hasta diciembre de 2016 había sido jugado 33 millones de veces por 12 millones de usuarios únicos, explica Bruno Camousseigt, cofundador de este estudio.

El juego, que desarrollaron junto a la empresa holandesa Spil Games, compitió con clásicos como Pacman y Space Invaders, que son parte de los títulos que Facebook ofrece en línea. Según Video Games Chile (VG), asociación que agrupa a 40 estudios creadores de juegos (un 75% de los que existen en el país), este caso de éxito es solo uno de los muchos que existen en la industria local, la que en 2016 facturó US$12,3 millones.

Julio Marambio, director general de VG Chile, explica que la cifra de facturación incluye los ingresos por venta de servicios de desarrollo y por la venta digital de videojuegos de propiedad intelectual propia de las empresas. En 2014, la industria reportó ingresos por US$9 millones y llegó a los US$13 millones en 2015.

Dentro del mundo de los videojuegos, la competencia es cada vez mayor dada la enorme cantidad de aplicaciones que se lanzan al mercado, es por esto que el mérito de destacar en un mercado global que avanza y se perfecciona segundo a segundo no es tarea fácil. En Valdivia, el desarrollo tecnológico es un polo en franco crecimiento, que sin duda seguirá dando que hablar en los próximos meses.

OTRAS NOTICIAS